Calendario

sábado, 15 de agosto de 2009

Cécile Chaminade

Alejandra Villalobos nos va a encandilar en este post con el Concertino de Cécile Chaminade.

Dentro de los vídeos que estamos editando del Curso de flautas de Cercedilla; el de Manuel Garijo para los que os descolgáis por aquí de nuevo -el resto ya sabéis lo que ha dado de sí ;-).

La grabación tiene para mí un carácter especial, no sólo por la magnífica interpretación de la joven flautista sino porque fue hecha la víspera del nacimiento de la propia compositora. Una feliz coincidencia para celebrar el 152 aniversario del nacimiento de la autora. Seguro que ella lo hubiera disfrutado como nosotros lo hicimos.

Vamos a aprovechar el post para trazar el perfil de la compositora y pianista que a sus 45 años compuso una obra que persiste en el repertorio flautístico con todo el mérito.

Cécile Chaminade

Nació al pie de las colinas de Montmartre en pleno corazón de Paris un 8 de Agosto de 1857. Su madre, pianista y cantante se dio cuenta pronto de las cualidades de la niña. En 1863 su padre, directivo de una empresa de seguros, se hizo con una casita en el campo, en Vésinet. Allí es donde conoce a George Bizet. Éste se asombra con sus cualidades al piano hasta el punto de llamarla cariñosamente “ma petite Mozart”. Él propuso que la llevaran al Conservatorio para una audición. Le Couppey queda fascinado por la muchacha y propone que la matriculen en el conservatorio. El padre se niega de pleno alegando « Dans la bourgeoisie, les filles sont destinées à être épouses et mères » (En la burguesía, las hijas están destinadas a ser esposas y madres.) Con la intermediación de Bizet el padre consiente a las clases en el conservatorio, pero en privado. Le Couppey para piano y Savard en Harmonía. También estudia con Benjamin Godard.

La cerrazón del padre en materia de educación para su hija no era óbice para que quincenalmente organice reuniones con los músicos del momento, en su casa. En una de esas actuaciones Cécile debuto con una obra de Beethoven. Tuvo un éxito inmediato y espontáneo.

Empieza a dar a conocer sus composiciones que obtienen un éxito inmediato, reforzando su incipiente fama en la década de 1880-1890.

La muerte de su padre la lleva a dar una serie de conciertos por Francia, Suiza , Bélgica y Holanda, para mantenerse a ella misma y a su madre. Su carácter tímido hace que lleve mal los viajes. Firma un contrato con su editor para componer 12 obras anuales, lo que ayudará a restablecer su seguridad económica.

En 1901 se casa con un editor marsellés mucho mayor que ella. Se rumoreó que fue un matrimonio de conveniencia. A su muerte no volvió a casarse.

Fue muy estimada en Gran Bretaña donde acudirá con asiduidad desde 1892, llegando a hospedarse en el palacio de Windsor, invitada por la reina Victoria.

Sus giras la llevan hasta Grecia e incluso Turquía. También cruza el charco hasta los Estados Unidos.

Recibe en su casa de Vesinet a las vanguardias musicales y se considera a sí misma como una musa para ellos.

Con el estallido de la guerra mundial en 1914 y tras un nuevo éxito en Londres, se retira de la música para dirigir un Hospital. Tienen que amputarle un pie. Luego se retira a Montecarlo, donde fallece en Abril de 1944, prácticamente olvidada.

El Concertino fue la última obra tipo suite que compuso, lo hizo a instancias del Conservatorio de Paris.

Está escrito en Re Mayor y la versión más ampliamente tocada es la editada por Marcel Moyse.

En internet puedes obtener la partitura, aquí.

También puedes ampliar información en:

Y, por fin , el vídeo de Alejandra, Brava, Bravísima!!!
Saludos,