Calendario

viernes, 11 de diciembre de 2009

Lo leo y no lo creo

El polifacético flautista holandés afincado en Barcelona Christiaan de Jong colgó el otro día en el Facebook un artículo publicado por El País. Ayer, uno de mis blogs favoritos, el del compositor Enrique Blanco (Postdam 1747), se hacía eco. Y yo no quiero ser menos porque la noticia sería de chiste si no fuera porque es real.

En el título os he puesto el enlace a El País.
El titular de la Noticia es...Atención...:

Un espectador denuncia a un músico de jazz por no tocar jazz


Ahora bien, el músico es nada menos que Larry Ochs;

y la cosa no pasaría de ser uno de los frutos de la estulticia peninsular, si no fuera porque resulta que intervino la Guardia Civil y uno de los efectivos dictaminó que efectivamente eso no era Jazz sino "música contemporánea", cosa que, al parecer, el denunciante tenía prohibido escuchar por "prescripción facultativa".

Bueno, el artículo de El País es mucho mejor y os recomiendo que lo leáis.

¿Dónde ocurrió? Pues nada menos que en el marco del V Festival de Jazz de Sigüenza.


Aceptemos que, con esta audiencia, es todo un milagro que los organizadores hayan conseguido llegar a la V edición.
Reconozco que la noticia me ha retrotraído a la España de mi juventud, a la revista Triunfo, al ya desaparecido periodista Lluis Carandell y a su columna Celtiberia Show; seguro que esta noticia le hubiera encantado.

Es triste e injusto pero también reconozco que a partir de esto, cuando piense en Sigüenza ya no pensaré en los fantásticos ágapes que he tomado allí, sino en esta noticia surrealista.

Es especialmente triste porque reconozco la injusticia del hecho y que, al hacerlo, le estoy dando prioridad a un suceso del anecdotario que no debería ser más que eso. Pero me pasa como con algunas canciones del verano. Son horribles pero acabas tarareándolas.

Os dejo también el enlace a la página del festival, con la nota de la Concejalía de Cultura, que sigue apostando por la línea progresiva del Festival. Suerte con ello.

Como titula en su entrada Enrique Blanco, Cualquier día me detienen.

Saludos,

2 comentarios:

Javier dijo...

Curiosamente, en los mil comentarios publicados, todo el mundo se abalanza sobre el guardia civil por opinar siendo lo que es. A mí la noticia me pareció un exponente de salud democrática, pues de siempre, las fuerzas del orden en España no han sido muy proclives a atender esta clase de denuncias.

Sabrá que Wynton Marsalis le ha regalado al denunciante su discografía completa. ¿También este músico merece estar en Celtiberia Show?

Por cierto, a pesar de que los medios suelan emplear el término, un agente de la guardia civil no es un "efectivo" (ni un policía, ni un soldado, etc.). Tómese la molestia de consultar un diccionario.

Pere Joan i Deborah dijo...

Agradezco el comentario. No se trata que la Guardia Civil interviniera, ya que supongo que es su obligación cuando hay una denuncia.
Lo curioso del caso es que el agente se sintiera capacitado para dictaminar si la música era o no Jazz. En cualquier país con un alto exponente de salud democrática dejaría ese juicio a un juez, valga la redundancia. Y desde luego eso no le quitaría un ápice de surrealismo a la noticia.
El regalo de Marsalis me parece un toque de humor realmente sarcástico, pero no puedo confirmar que esa sea la intención del obsequio, claro.
Respecto al uso de la palabra efectivo, ignoro si es correcto pero si no lo es habría que enmendarle la plana a unos cuantos, por ejemplo al Secretario de Estado de Asuntos Constitucionales y Parlamentarios. (Ver, por ejemplo, actas del Congreso de 12 de Noviembre de 2009).
Solo tiene que dar un repaso a las actas del Congreso y del Senado para ver si es correcto el uso del término. Vamos, yo por lo menos, los considero buenos referentes.