Calendario

viernes, 11 de diciembre de 2009

Lo leo y no lo creo

El polifacético flautista holandés afincado en Barcelona Christiaan de Jong colgó el otro día en el Facebook un artículo publicado por El País. Ayer, uno de mis blogs favoritos, el del compositor Enrique Blanco (Postdam 1747), se hacía eco. Y yo no quiero ser menos porque la noticia sería de chiste si no fuera porque es real.

En el título os he puesto el enlace a El País.
El titular de la Noticia es...Atención...:

Un espectador denuncia a un músico de jazz por no tocar jazz


Ahora bien, el músico es nada menos que Larry Ochs;

y la cosa no pasaría de ser uno de los frutos de la estulticia peninsular, si no fuera porque resulta que intervino la Guardia Civil y uno de los efectivos dictaminó que efectivamente eso no era Jazz sino "música contemporánea", cosa que, al parecer, el denunciante tenía prohibido escuchar por "prescripción facultativa".

Bueno, el artículo de El País es mucho mejor y os recomiendo que lo leáis.

¿Dónde ocurrió? Pues nada menos que en el marco del V Festival de Jazz de Sigüenza.


Aceptemos que, con esta audiencia, es todo un milagro que los organizadores hayan conseguido llegar a la V edición.
Reconozco que la noticia me ha retrotraído a la España de mi juventud, a la revista Triunfo, al ya desaparecido periodista Lluis Carandell y a su columna Celtiberia Show; seguro que esta noticia le hubiera encantado.

Es triste e injusto pero también reconozco que a partir de esto, cuando piense en Sigüenza ya no pensaré en los fantásticos ágapes que he tomado allí, sino en esta noticia surrealista.

Es especialmente triste porque reconozco la injusticia del hecho y que, al hacerlo, le estoy dando prioridad a un suceso del anecdotario que no debería ser más que eso. Pero me pasa como con algunas canciones del verano. Son horribles pero acabas tarareándolas.

Os dejo también el enlace a la página del festival, con la nota de la Concejalía de Cultura, que sigue apostando por la línea progresiva del Festival. Suerte con ello.

Como titula en su entrada Enrique Blanco, Cualquier día me detienen.

Saludos,

miércoles, 9 de diciembre de 2009

La flautista - La Sirenita

1904- Camille Claudel (1864-1943)

Penúltima obra de Camille Claudel antes de caer en la fase de manía persecutoria y autodestructiva que acabaría con su internamiento en una institución psiquiátrica.


Camille Claudel (1864-1943) mantuvo una relación sentimental con su maestro Auguste Rodin que terminó trágicamente por la negativa de éste a abandonar a su otro amor Rose Beuret.
Rodin la acusó de plagiarle y de no tener realmente un estilo personal definido, así como de reflejar exclusivamente la tristeza . Su obra, si bien refleja semejanzas con la de Rodin tiene un toque femenino que permite identificarla como obra original.


Camille también mantuvo una relación con un Claude Debussy ya casado.


Trágica vida que termina trágicamente al internarla su familia, encabezada por su católico hermano Paul Claudel, en una institución psiquiátrica durante treinta años, hasta su muerte, sin permitirle recibir visitas.


Si os llama la atención la historia os recomiendo que alquiléis en el videoclub la película La Pasión de Camille Claudel (1988) con Isabelle Adjani y Gérard Depardieu haciendo de Rodin. Como es muy posible que esté descatalogada, una opción más cutrilla es verla en Youtube donde está colgada a trozos, exactamente en 19 trozos. Éste es el primero,





Os aconsejo que os hagáis una lista de reproducción y la veréis más o menos seguida.


Saludos,



martes, 8 de diciembre de 2009

Hocus Pocus de Focus

El título parece más un conjuro que una cabecera de entrada.
Focus es un veterano grupo rock holandés. Rock progresivo como solía llamarse en los 70s.

La formación original era de educación musical clásica y su teclista que también es flautista se llama

Thijs van Leer


Nacido en 1948 empieza a tocar la flauta a los 11 años, al comprarle su padre, músico clásico, su primer instrumento.
Primeramente hizo sus estudios de Historia del Arte y sólo al terminar, inició el estudio de la música de forma sistemática en el Conservatorio de Amsterdam. Obtuvo el Grado de flauta en el Conservatorio de Ginebra para proseguir luego sus estudios de teclado.

Estando estudiando ya lideraba como pianista un grupo de jazz y hacía de vocalista y flauta en otro grupo en el cabaret Shaffy .

En el 69 se juntó con un bajo y un batería para versionar los temas del mítico grupo de rock Traffic. También se rodaron como teloneros de otros grupos holandeses y empezaron a componer sus propios temas. Poco después se uniría al trío el virtuoso de la guitarra Jan Akkerman, con el que cerraron la primera formación del grupo Focus.
A principios de los 70 grabaron varios álbumes y tuvieron dos canciones con reconocimiento internacional. Una de ellas es la que os propongo hoy y que da el título a la entrada.
El grupo se deshizo a finales de los 70 tras sufrir varios cambios. En el 85 el guitarra y Thijs se juntaron para formar Focus 1985. En 2002 Thijs rehace el grupo, que sigue actualmente en circulación.


Podéis ampliar información sobre la historia del Focus histórico en la wikipedia inglesa (la versión castellana es muy reducida) aquí.

En el título tenéis el enlace a la página web del nuevo Focus.
Os pongo tres versiones de la canción
La primera es contemporánea a su creación y tiene la frescura del directo, la segunda es también contemporánea pero en su versión de estudio, y la tercera es de los 2000. Atentos a la flauta. Sobretodo en el segundo y tercer vídeo

Back to the Seventies...


Los 70 en un estudio de grabación,


Y treinta años después,


La razón de poner esta entrada es que me he enterado que Focus visitará Barcelona en Febrero del año que viene, en la Sala Luz de Gas y puede ser una buena ocasión para ver qué puede ofrecernos el grupo en los inicios de la segunda década del siglo XXI.

Yo si estuviera en Barcelona me acercaría. Saludos.

lunes, 7 de diciembre de 2009

Fat or Fit?

Voy a copiar literalmente una tabla de consumo de calorías en diversas actividades.
La cosa va según tu peso y la conversión de las libras que aparecen en la tabla sería

120 lbs - 59 kgs.
155 lbs - 70 kgs.
190 bs - 86 kgs.

La cosa es pertinente porque entre las mil cosas que salen está el tocar algunos instrumentos.
Es gracioso comparar los distintos instrumentos y su consumo calórico. No tengo ni idea si la tabla es fiable. Ahora bien, curiosa lo es un rato. Está en inglés y ahí la tenéis,

Keep Moving
Calorie Chart
Activity (1 hour)130lbs155lbs190lbs
Aerobics, general
Aerobics, high impact
Aerobics, low impact
Archery (non-hunting)
Automobile repair
Backpacking, general
Badminton, competitive
Badminton, social, general
Basketball, game
Basketball, nongame, general
Basketball, officiating
Basketball, shooting baskets
Basketball, wheelchair
Bicycling, <10mph,>20mph, racing
Bicycling, 10-11.9mph, light effort
Bicycling, 12-13.9mph, moderate effort
Bicycling, 14-15.9mph, vigorous effort
Bicycling, 16-19mph, very fast, racing
Bicycling, BMX or mountain
Bicycling, stationary, general
Bicycling, stationary, light effort
Bicycling, stationary, moderate effort
Bicycling, stationary, very light effort
Bicycling, stationary, very vigorous effort
Bicycling, stationary, vigorous effort
Billiards
Bowling
Boxing, in ring, general
Boxing, punching bag
Boxing, sparring
Broomball
Calisthenics (pushups, sit-ups), vigorous effort
Calisthenics, home, light/moderate effort
Canoeing, on camping trip
Canoeing, rowing, >6 mph, vigorous effort
Canoeing, rowing, crewing, competition
Canoeing, rowing, light effort
Canoeing, rowing, moderate effort
Carpentry, general
Carrying heavy loads, such as bricks
Child care: sitting/kneeling-dressing, feeding
Child care: standing-dressing, feeding
Circuit training, general
Cleaning, heavy, vigorous effort
Cleaning, house, general
Cleaning, light, moderate effort
Coaching: football, soccer, basketball, etc.
Construction, outside, remodeling
Cooking or food preparation
Cricket (batting, bowling)
Croquet
Curling
Dancing, aerobic, ballet or modern, twist
Dancing, ballroom, fast
Dancing, ballroom, slow
Dancing, general
Darts, wall or lawn
Diving, springboard or platform
Electrical work, plumbing
Farming, baling hay, cleaning barn
Farming, milking by hand
Farming, shoveling grain
Fencing
Fishing from boat, sitting
Fishing from river bank, standing
Fishing in stream, in waders
Fishing, general
Fishing, ice, sitting
Football or baseball, playing catch
Football, competitive
Football, touch, flag, general
Frisbee playing, general
Frisbee, ultimate
Gardening, general
Golf, carrying clubs
Golf, general
Golf, miniature or driving range
Golf, pulling clubs
Golf, using power cart
Gymnastics, general
Hacky sack
Handball, general
Handball, team
Health club exercise, general
Hiking, cross country
Hockey, field
Hockey, ice
Horse grooming
Horse racing, galloping
Horseback riding, general
Horseback riding, trotting
Horseback riding, walking
Hunting, general
Jai alai
Jogging, general
Judo, karate, kick boxing, tae kwan do
Kayaking
Kickball
Lacrosse
Marching band, playing instrument(walking)
Marching, rapidly, military
Moto-cross
Moving furniture, household
Moving household items, boxes, upstairs
Moving household items, carrying boxes
Mowing lawn, general
Mowing lawn, riding mower
Music playing, cello, flute, horn, woodwind
Music playing, drums
Music playing, guitar, classical, folk(sitting)
Music playing, guitar, rock/roll band(standing)
Music playing, piano, organ, violin, trumpet

Paddleboat
Painting, papering, plastering, scraping
Polo
Pushing or pulling stroller with child
Race walking
Racquetball, casual, general
Racquetball, competitive
Raking lawn
Rock climbing, ascending rock
Rock climbing, rapelling
Rope jumping, fast
Rope jumping, moderate, general
Rope jumping, slow
Rowing, stationary, light effort
Rowing, stationary, moderate effort
Rowing, stationary, very vigorous effort
Rowing, stationary, vigorous effort
Rugby
Running, 10 mph (6 min mile)
Running, 10.9 mph (5.5 min mile)
Running, 5 mph (12 min mile)
Running, 5.2 mph (11.5 min mile)
Running, 6 mph (10 min mile)
Running, 6.7 mph (9 min mile)
Running, 7 mph (8.5 min mile)
Running, 7.5mph (8 min mile)
Running, 8 mph (7.5 min mile)
Running, 8.6 mph (7 min mile)
Running, 9 mph (6.5 min mile)
Running, cross country
Running, general
Running, in place
Running, on a track, team practice
Running, stairs, up
Running, training, pushing wheelchair
Running, wheeling, general
Sailing, boat/board, windsurfing, general
Sailing, in competition
Scrubbing floors, on hands and knees
Shoveling snow, by hand
Shuffleboard, lawn bowling
Sitting-playing with child(ren)-light
Skateboarding
Skating, ice, 9 mph or less
Skating, ice, general
Skating, ice, rapidly, > 9 mph
Skating, ice, speed, competitive
Skating, roller
Ski jumping (climb up carrying skis)
Ski machine, general
Skiing, cross-country, >8.0 mph, racing
Skiing, cross-country, moderate effort
Skiing, cross-country, slow or light effort
Skiing, cross-country, uphill, maximum effort
Skiing, cross-country, vigorous effort
Skiing, downhill, light effort
Skiing, downhill, moderate effort
Skiing, downhill, vigorous effort, racing
Skiing, snow, general
Skiing, water
Ski-mobiling, water
Skin diving, scuba diving, general
Sledding, tobogganing, bobsledding, luge
Snorkeling
Snow shoeing
Snowmobiling
Soccer, casual, general
Soccer, competitive
Softball or baseball, fast or slow pitch
Softball, officiating
Squash
Stair-treadmill ergometer, general
Standing-packing/unpacking boxes
Stretching, hatha yoga
Surfing, body or board
Sweeping garage, sidewalk
Swimming laps, freestyle, fast, vigorous effort
Swimming laps, freestyle, light/moderate effort
Swimming, backstroke, general
Swimming, breaststroke, general
Swimming, butterfly, general
Swimming, leisurely, general
Swimming, sidestroke, general
Swimming, sychronized
Swimming, treading water, fast/vigorous
Swimming, treading water, moderate effort
Table tennis, ping pong
Tai chi
Teaching aerobics class
Tennis, doubles
Tennis, general
Tennis, singles
Unicycling
Volleyball, beach
Volleyball, competitive, in gymnasium
Volleyball, noncompetitive; 6-9 member team
Walk/run-playing with child(ren)-moderate
Walk/run-playing with child(ren)-vigorous
Walking, 2.0 mph, slow pace
Walking, 3.0 mph, mod. pace, walking dog
Walking, 3.5 mph, uphill
Walking, 4.0 mph, very brisk pace
Walking, carrying infant or 15-lb load
Walking, grass track
Walking, upstairs
Walking, using crutches
Wallyball, general
Water aerobics, water calisthenics
Water polo
Water volleyball
Weight lifting or body building, vigorous effort
Weight lifting, light or moderate effort
Whitewater rafting, kayaking, or canoeing
354
413
295
207
177
413
413
266
472
354
413
266
384
236
944
354
472
590
708
502
295
325
413
177
738
620
148
177
708
354
531
413
472
266
236
708
708
177
413
207
472
177
207
472
266
207
148
236
325
148
295
148
236
354
325
177
266
148
177
207
472
177
325
354
148
207
354
236
118
148
531
472
177
207
295
325
236
177
295
207
236
236
708
472
325
354
472
472
354
472
236
384
148
295
708
413
590
295
413
472
236
384
236
354
531
413
325
148
118
236
118
177
148

236
266
472
148
384
413
590
236
649
472
708
590
472
413
502
708
561
590
944
1062
472
531
590
649
679
738
797
826
885
531
472
472
590
885
472
177
177
295
325
354
177
148
295
325
413
531
885
413
413
561
826
472
413
974
531
295
354
472
413
354
413
413
413
295
472
207
413
590
295
354
708
354
207
236
177
236
590
472
472
590
649
354
472
472
590
236
236
236
354
354
413
472
295
472
236
177
236
295
148
207
354
236
207
295
472
236
413
236
590
177
354
177
295
422
493
352
246
211
493
493
317
563
422
493
317
457
281
1126
422
563
704
844
598
352
387
493
211
880
739
176
211
844
422
633
493
563
317
281
844
844
211
493
246
563
211
246
563
317
246
176
281
387
176
352
176
281
422
387
211
317
176
211
246
563
211
387
422
176
246
422
281
141
176
633
563
211
246
352
387
281
211
352
246
281
281
844
563
387
422
563
563
422
563
281
457
176
352
844
493
704
352
493
563
281
457
281
422
633
493
387
176
141
281
141
211
176

281
317
563
176
457
493
704
281
774
563
844
704
563
493
598
844
669
704
1126
1267
563
633
704
774
809
880
950
985
1056
633
563
563
704
1056
563
211
211
352
387
422
211
176
352
387
493
633
1056
493
493
669
985
563
493
1161
633
352
422
563
493
422
493
493
493
352
563
246
493
704
352
422
844
422
246
281
211
281
704
563
563
704
774
422
563
563
704
281
281
281
422
422
493
563
352
563
281
211
281
352
176
246
422
281
246
352
563
281
493
281
704
211
422
211
352
518
604
431
302
259
604
604
388
690
518
604
388
561
345
1380
518
690
863
1035
733
431
474
604
259
1078
906
216
259
1035
518
776
604
690
388
345
1035
1035
259
604
302
690
259
302
690
388
302
216
345
474
216
431
216
345
518
474
259
388
216
259
302
690
259
474
518
216
302
518
345
173
216
776
690
259
302
431
474
345
259
431
302
345
345
1035
690
474
518
690
690
518
690
345
561
216
431
1035
604
863
431
604
690
345
561
345
518
776
604
474
216
173
345
173
259
216

345
388
690
216
561
604
863
345
949
690
1035
863
690
604
733
1035
819
863
1380
1553
690
776
863
949
992
1078
1165
1208
1294
776
690
690
863
1294
690
259
259
431
474
518
259
216
431
474
604
776
1294
604
604
819
1208
690
604
1423
776
431
518
690
604
518
604
604
604
431
690
302
604
863
431
518
1035
518
302
345
259
345
863
690
690
863
949
518
690
690
863
345
345
345
518
518
604
690
431
690
345
259
345
431
216
302
518
345
302
431
690
345
604
345
863
259
518
259
431


Move your bottom, baby
Saludos,

Blog Música Libre

El blog Música Libre ha colgado para evaluar el conjunto de 4 cds de JP Rampal La Fûte Enchantée.

Como ya comentamos cuando hablamos de blog, las descargas son calidad APE o FLAC, con muy
poca pérdida por compresión de datos.

En los CDs


En el Primero

Jean-Sébastien Bach 1685-1750
Sonate pour flûte & clavecin en si mineur, BWV 1030
Sonate pour flûte & clavecin en bémol majeur, BWV 1031
Sonate pour flûte & clavecin en la majeur, BWV 1032
Sonate pour flûte & continuo en ut majeur, BWV 1033
Sonate pour flûte & continuo en mi mineur, BWV 1034
Sonate por flûte et continuo en mi majeur, BWV 1035
Sonate pour flûte seule en la mienur, BWV 1013

En el Segundo

Georg Philip Telemann 1681-1767
Concerto en sol majeur pour flûte & cordes
Suite en la mineur pour flûte & cordes
3 Sonates pour flûte & clavecin

En el Tercero

Joseph Haydn 1732-1809
Sonate pour flûte en ut majeur, d'après Hob.III.72

Ludwig van Beethoven 1770-1827
Sérénade pour flûte, violon & alto, op.25

Franz Schubert 1797-1828
Introduction & variations sur le thème "Ihr Blümlein alle"

Robert Schumann 1810-1856
3 Romances

Y en el último

Claude Debussy 1862-1918
Sonate pour flûte, alto & harpe

Maurice Ravel 1875-1937
Introduction & allegro pour harpe, flûte, clarinette & quatuor à cordes

Albert Roussel 1869-1937
Sérénade pour flûte, harpe & trio á cordes

Arthur Honegger 1892-1955
Concertino da camera pour flûte, cor anglais & orchestre à cordes

3 Pièces de la Collection Fernand Oubradous
Arthur Honegger 1892-1955 · Romance
Amable Massis 1893-1980 · Pastorale
Henri Gagnebin 1886-1977 · Marche des gais lurons

La descarga es Rapidshare, que os sea leve...

Saludos,

Una de percusión

Qué pasaría si a piezas clásicas les diéramos un plus de percusión?
La cosa coge marcha.
AndreaVadrucci cuya página web está enlazada en el título de la entrada está especializado.
Os pongo tres vídeos de ejemplo y en su canal Youtube o en su página encontraréis unos cuantos mas.
Este es el enlace a su MySpace aquí.
Nada de flauta pura batería...y no de cocina.

El "Rondo alla Turca" de Wolfgang Amadedus M.


El Barbero de Sevilla , de Gioacchino R.


y finalmente, del mismo autor la famosa marcha de los militares austríacos, "los malos" en Guillermo Tell


Original, ¿Verdad?. Saludos,


Memoires d'Hadrien

Marguerite Yourcenar fue una escritora francesa de exquisita sensibilidad. Yo la descubrí con la novela Opus Nigrum (l'Oeuvre au Noir) y me dejó sin habla. Después leí su obra más conocida y de la que os pongo tres pequeños fragmentos en los que sale a relucir la flauta.
La obra es, como el título de la entrada indica, Las memorias de Adriano y fue publicada en 1951. La novela traza la vida del emperador Adriano a través de una larga carta de Adriano a su posible sucesor, Marco Aurelio.
En las notas que la autora hizo de al novela hay esta frase
"Tener razón demasiado pronto es lo mismo que equivocarse"
La traducción del texto es nada menos que de Julio Cortázar.
...

Impulsábame a ello mi gusto por el extrañamiento; me placía frecuentar a los bárbaros. Aquel gran país situado entre las bocas del Danubio y las de Borístenes, triángulo del cual recorrí por lo menos dos lados, se cuenta entre las regiones más sorprendentes del mundo, al menos para nosotros, hombres nacidos a orillas del Mar Interior, habituados a los paisajes puros y secos del sur, a las colinas y penínsulas. Allí adoré a la diosa Tierra, como aquí adoramos a la diosa Roma, y no hablo de Ceres sino de una divinidad más antigua, anterior a la invención de los cultivos. Nuestro suelo griego o latino, sostenido por la osamenta de las rocas, posee la elegancia ceñida de un cuerpo masculino; la tierra escita tenía la abundancia algo pesada de un cuerpo reclinado de mujer. La llanura sólo acababa en el cielo. Frente al milagro de los ríos mi maravilla no tenía fin; aquella vasta tierra vacía era tan sólo una pendiente y un lecho para ellos. Nuestros ríos son cortos, y jamás nos sentimos lejos de sus fuentes. Pero el enorme caudal que acababa aquí en confusos estuarios, arrastraba consigo los limos de un continente desconocido, los hielos de regiones inhabitables. El frío de una meseta española no es inferior a ningún otro, pero por primera vez me hallaba cara a cara con el verdadero invierno, que en nuestras regiones sólo hace apariciones más o menos breves, mientras allá se mantiene durante largos meses, y más al norte se lo adivina inmutable, sin comienzo ni fin. La noche de mi llegada al campo, el Danubio era una inmensa ruta de hielo rojo, y más tarde de hielo azul, en la que el trabajo interior de las corrientes marcaba huellas tan hondas como las de los carros. Nos protegíamos del frío con pieles. La presencia de ese enemigo impersonal, casi abstracto, provocaba una exaltación extraordinaria, una sensación creciente de energía. Luchábamos por conservar ese calor, como en otras partes luchábamos por conservar el coraje. Ciertos días, en la estepa, la nieve borraba todos los planos, ya harto poco apreciables; se galopaba en un mundo de espacio puro, de puros átomos. La helada daba a las cosas más triviales y blandas una transparencia y una dureza celestes. Un junco quebrado se convertía en una flauta de cristal. Assar, mi guía caucásico, rompía hielo al atardecer para abrevar nuestros caballos. Aquellas bestias eran uno de nuestros puntos de contacto más útiles con los bárbaros; los regateos y las interminables discusiones originaban una especie de amistad, y el respeto mutuo nacía de alguna proeza ecuestre. De noche, los fuegos del campamento iluminaban los extraordinarios brincos de los bailarines de estrecha cintura y sus extravagantes brazaletes de oro.

Pág 27.

Durante esos años que precedieron a la gran crisis, había tomado una decisión que llevó a mis enemigos a considerarme irremediablemente frívolo, y que en parte estaba destinada a lograr ese fin y parar así todo ataque. Pasé algunos meses en Grecia. La política, por lo menos en apariencia, no tuvo nada que ver con ese viaje. Se trataba de una excursión de placer y de estudio; volví con algunas copas grabadas y libros que compartí con Plotina. De todos mis honores oficiales, el que allí recibí me dio la alegría más pura: fui nombrado arconte de Atenas. Pude concederme algunos meses de trabajo y fáciles deleites, de paseos en primavera por colinas sembradas de anémonas, de contacto amistoso con el mármol desnudo. En Queronea, adonde había ido a enternecerme con el recuerdo de las antiguas parejas de amigos del Batallón Sagrado, fui durante los días huésped de Plutarco. También yo había tenido mi Batallón Sagrado, pero, como me ocurre a menudo, mi vida me conmovía menos que la historia. Cacé en Arcadia; rogué en Delfos. En Esparta, a orillas del Eurotas, los pastores me enseñaron un antiquísimo aire de flauta, extraño canto de pájaros. Cerca de Megara di con una boda rústica que duró toda la noche; mis compañeros y yo osamos mezclarnos a las danzas, atrevimiento que las pomposas costumbres de Roma nos hubieran vedado.

Pag 40.

La barca que el mercader Erasto de Éfeso me prestaba para navegar por el archipiélago fondeó en la bahía de Falera, y me instalé en Atenas como un hombre que vuelve al hogar. Me atrevía a tocar aquella belleza, trataba de convertir una ciudad admirable en una ciudad perfecta. Por primera vez Atenas se repoblaba, empezaba a crecer después de un largo período de decadencia. Doblé su extensión; preví, a lo largo del Iliso, una nueva Atenas, la ciudad de Adriano después de la de Teseo. Había que disponerlo y construirlo todo. Seis siglos antes, la construcción del gran templo consagrado a Zeus Olímpico había quedado interrumpida. Mis obreros se pusieron a la tarea; Atenas conoció otra vez la exaltación jubilosa de las grandes empresas, que no había saboreado desde los días de Pendes. La inspección de los trabajos requirió ir y venir diariamente en un laberinto de máquinas, de complicadas poleas, fustes semilevantados y bloques blancos negligentemente apilados bajo lío el cielo azul. Volvía a encontrar allí algo de la excitación de los astilleros navales; un navío aparejaba rumbo al porvenir. Por la noche, la arquitectura cedía el lugar a la música, esa construcción invisible. He practicado un poco todas las artes, pero sólo me he ejercitado constantemente en el de los sonidos, donde me reconozco con cierta excelencia. En Roma disimulaba esa afición, a la que podía entregarme discretamente en Atenas. Los músicos se reunían en el patio donde había un ciprés, al pie de una estatua de Hermes. Seis o siete solamente: una orquesta de flautas y liras, a la que a veces se agregaba un virtuoso de la citara. Casi siempre tocaba yo la flauta travesera. Ejecutábamos melodías antiguas, casi olvidadas, y también nuevas melodías compuestas para mí. Amaba la viril austeridad de los aires dorios, pero no me desagradaban las melodías voluptuosas o apasionadas, las modulaciones patéticas o artificiosas, que las personas graves, cuya virtud consiste en tenerlo todo, rechazan por considerarlas trastornadoras de los sentidos o del corazón. A través de las cuerdas entreveía el perfil de mi joven camarada, atentamente ocupado en cumplir su parte en el conjunto, y sus dedos que corrían a lo largo de los hilos tendidos. Aquel hermoso invierno fue rico en frecuentaciones amistosas; el opulento Ático, cuyo banco costeaba mis trabajos edilicios no sin obtener provecho, me invitó a sus jardines de Kefisia, donde vivía rodeado de una corte de improvisadores y escritores de moda; su hijo, el joven Herodes, era un conservador arrebatador y sutil a la vez, que se convirtió en el comensal indispensable de mis cenas atenienses. Había perdido por completo la timidez que lo hiciera quedarse corto en mi presencia, en la época en que la efebía ateniense lo envió a la frontera sármata para felicitarme por mi advenimiento, pero su creciente vanidad me parecía divertidamente ridícula. El retórico Polemón, famoso en Laodicea, que rivalizaba con Herodes en elocuencia y sobre todo en riqueza, me encantó por su estilo asiático, amplio y centelleante como las olas de un Pactolo; aquel hábil ajustador de palabras vivía como hablaba, con fasto. Pero el más precioso de los encuentros fue el de Arriano de Nicomedia, mi mejor amigo. Doce años menor que yo, había comenzado la bella carrera política y militar en la cual continúa honrándose y sirviendo. Su experiencia de los grandes negocios, su conocimiento de los caballos, los perros y todos los ejercicios corporales, lo ponían infinitamente por encima de los simples hacedores de frases. En su juventud había sido presa de una de esas extrañas pasiones del espíritu sin las cuales no hay quizá verdadera sabiduría ni verdadera grandeza: dos años de su vida habían transcurrido en Nicópolis, en Epiro, habitando el cuchitril frío y desnudo donde agonizaba Epicteto; se había impuesto la tarea de recoger y transcribir palabra por palabra los últimos pensamientos del anciano filósofo enfermo. Aquel periodo de entusiasmo lo marcó para siempre; conservaba de él admirables disciplinas morales y una especie de grave candor. Practicaba en secreto una vida austera de la que nadie tenía idea. Pero el largo aprendizaje del deber estoico no lo había endurecido en una actitud de falsa sabiduría; era demasiado fino como para no haberse apercibido de que los extremos de la virtud se asemejan a los del amor en que su mérito proviene precisamente de su rareza, de su condición de obra maestra única, de hermoso exceso. La inteligencia serena, la perfecta honradez de Jenofonte le servían desde entonces de modelo. Escribía la historia de Bitinia, su país. Había yo colocado a esta provincia, largo tiempo mal administrada por los procónsules, bajo mi jurisdicción personal; Arriano me aconsejó en mis planes de reforma. Lector asiduo de los diálogos socráticos, no ignoraba nada de las reservas de heroísmo, abnegación y a veces sapiencia con que Grecia ha sabido ennoblecer la pasión por el amigo; así, trataba a mi joven favorito con una tierna deferencia. Los dos bitinios hablaban ese dulce dialecto de la Jonia, lleno de desinencias casi homéricas, en el cual convencí más tarde a Arriano de que escribiera sus obras.

Pag. 88

….

Saludos,



Uno de los pioneros

Una entrada que tenía que llegar, su protagonista

Johann Joachim Quantz

Nace el 30 de enero de 1697 en Oberscheden, en la Baja Sajonia. Al nacer le pusieron como nombre Hanss Joachim, nombre que él mismo convertiría posteriormente en Johann Joachim. Como tantos en la época, es un niño prodigio. A los 8 años ya toca el contrabajo en los festivales de su región. En 1702, con cinco años, sufre su primera pérdida, en la forma de la muerte de su madre. Seis años más tarde, en 1708, al morir el mismo año su padre Andreas Quantz, herrero de profesión, y su madrastra (desde 1703), se va a vivir a casa de su tío Justus Quantz, miembro de la orquesta de la ciudad de Merseburg, y con él inicia sus estudios musicales de un modo sistemático. Con él se inicia en la interpretación con violín, trompeta, oboe, cornetín, trombón, corneta, flauta de pico, contrabajo, violonchelo, viola da gamba, y clavicémbalo con un intérprete de cierto renombre llamado Kisenwetter. Es curioso que la flauta travesera no forme parte del elenco. A la muerte de su tío, el yerno de éste, Johann Adolf Fleischhack toma a Quantz como pupilo. En 1713 Quantz logra terminar sus estudios.

En 1714 consigue algunos trabajos temporales como músico en Radeberg y tras el incendio que arrasa la ciudad se refugia en Pirna, donde descubre de la mano de un compañero músico la obra del ‘cura rojo’, aunque acaba regresando a Merseburg. En esta época se interesa por las obras del barroco alemán de compositores como Hoffnan, Heinechen y Telemann, aunque las cantatas y los virtuosi extranjeros que escucha en la capilla del duque de Merseburgo, van marcando su influencia italiana y encienden su deseo de viajar al extranjero para aprender.

De su estancia en Pirna, y debido a su cercanía con Dresde hay multitud de viajes a ésta última para intentar fijar allí su residencia. Dresde es en esa época un faro de las artes. En marzo de 1716 ingresa en la orquesta municipal de Dresde

En mayo de 1718 es nombrado oboísta en la capilla polaca de Augusto II en Varsovia, tras rechazar un puesto de trompa en la capilla del Elector de Drede. Se inicia entonces en el estudio de la flauta travesera durante cuatro meses con Pierre Gabriel Buffardin.

Toma también contacto y algunas lecciones de Johann Georg Pisendel. De esta époce son sus primera composiciones para flauta, más bien intuitivas y que denotan las carencias de Quantz en lo que a orquestación y armonía se refiere. Consciente de ello empieza alguna lecciones de contrapunto con Jan Dismas Zelenka y Johann Joseph Fux.

La excelente compañía de ópera de Dresde, contratada por el rey polaco trae en 1719, cantantes de primera fila como Berselli, Margherita Durastanti , Vittoria Tesi o Faustina Bordoni. Oyendo a semejantes figuras, Quantz interioriza la necesidad de aprender a trasponer este arte a los instrumentos y se convierten en unos modelos a imitar. Acompañado por Weiss y Graun, viaja a Praga en 1723 para asistir a la puesta en escena de la ópera de Johann Joseph Fux Costanza e Fortezza compuesta con ocasión de la coronación de Carlos VI como rey de la Bohemia.

Vamos a intercalar este vídeo del concierto para dos flautas en Sol menor. I Movimiento Allegro. Son los Virtuosi de la Orquesta de Cámara Húngara.

Para esta ocasión se habían reunido cien cantantes y cien instrumentistas. Allí fue donde Quantz escuchó por primera vez la obra de Giuseppe Tartini, deslumbrándole su sonido y la técnica aunque luego diría que el estilo le pareció seco y carente de fascinación.

En 1724 Quantz consigue del rey permiso para acompañar a Roma al conde del Lagnasco, embajador de Pollonia en la Santa Sede. Apenas llegado a Roma Se pone a estudiar contrapunto y composición con Francesco Gasparini.

En 1925 viaja a Nápoles donde conoce a Alessandro Scarlatti y a su entonces alumno Johann Adolf Hasse. Scarlatti en esa época rechazaba los instrumentos de viento por la imperfección de los instrumentos de la época, pero cuando tuvo ocasión de escuchar a Quantz, reconoció que no hubiera creído que la flauta pudiera emitir sonidos tan hermosos y afinados. Una aventura romántica que casi le cuesta la vida, obliga al músico a dejar Napolés a toda prisa. Ya de retorno en Roma tiene ocasión de escuchar el Miserere de Gregorio Allegri, durante la Semana Santa. A partir de aquí inicia una largo viaje que le lleva por las ciudades italianas más importantes. En la deslumbrante Venecia de la época hace amistad con Leonardo da Vinci, Nicola Porpora y el propio Antonio Vivaldi.

En su periplo italiano también llega a conocer a Tomaso Albinoni y Benedetto Marcello

Por la Virgen de Agosto llega a Paris. Tras su inmersión en la música italiana, la música francesa no le seduce, la Orquesta de la Ópera le parece francamente mala. No obstante tiene elogios para músicos en concreto como Jean-Baptiste Forqueray y Marin Marais por su trabajo con la viola de gamba y su colega flautista Michel Blavet. Es de esa época la primera innovación de Quantz en la flauta travesera, al incluirle una segunda llave.

Es reclamado de vuelta a Dresde, pero Quantz decide antes cruzar el Canal de la Mancha para visitar Londres, donde desembarca el 20 de Marzo de 1727. La ópera estaba en un momento de esplendor bajo los auspicios de Georg Frederic Händel con las divas Francesca Cuzzoni y Faustina Bordoni. La orquesta, alimentada con multitud de maestros alemanes era excepcional. A Quantz se le ofrece permanecer allí en condiciones muy ventajosas, pero su palabra dada a la corte de Sajonia le obliga a regresar a Dresde donde llega el 23 de Julio tras pasar por Holanda, Hannover t Brunswick

El mismo año Quantz acompañará al rey a Berlín. La reina de Prusia, encandilada por su talento, le ofrece un puesto en la corte por 800 escudos, pero su actual patrón no acepta darle la carta de libertad, sólo acepta que una vez al año se desplace Quantz a la corte para darle lecciones al príncipe real, que más tarde se convertiría en rey de Prusia como Federico II y pasaría a la historia como Federico el Grande

En 1728 es nombrado flautista en la capilla de la Corte en Dresde.

Tras la muerte del rey de Polonia en 1733, su sucesor, Federico Augusto, queriendo conservar a Quantz a su servicio, le ofreció un aumento en sus estipendios hasta llegar a los 800 ducados (szlotys) y aumentar el permiso para visitar a su real pupilo dos veces al año.

Otro vídeo para relajar. Este es del III Movimiento- Presto del Concierto para Flauta, cuerdas y bajo continuo en Mi menor; todo por la Academia de Música Antigua de Berlin.

En 1734 publica sus primeras sonatas para flautas, junto a la viuda de un músico de la corte de Dresde, Anna Schindler, con la que acabará contrayendo matrimonio en 1737. Dos años más tarde Quantz decide iniciar la construcción de sus propias flautas, introduciendo algunas novedades técnicas que mejorarían el instrumento; además de la ya citada segunda llave para el Re sostenido, incorpora una especie de cavidad de alargamiento en la parte superior que permite mantener la afinación del instrumento cuando la flauta se calienta y tiende a agudizar su sonido. Juan Sebastián Bach y Georg Philipp Telemann conocieron estos instrumentos y adaptaron algunas de sus composiciones a sus nuevas posibilidades técnicas. La empresa que montó para hacerlo fue muy rentable para el músico.

En la página Old Flutes tenéis un apartado (en inglés) que trata sobre dicho instrumento, aquí.

Y en la ya famosa página de la Dayton C. Miller Flute collection tenéis hasta un esquema de construcción de una réplica, aqui.

Si os lleváis mejor con la lengua de Molière, os aconsejo el artículo de FlûtesBaroques, aquí.



Sobre el posible encuentro entre Bach y Quanz en la visita del primero a Federico el Grande, es interesante ver la película suiza Mein Name ist Bach de 2003, aunque Quanz no sale muy bien parado en la misma. La película en cualquier caso es muy recommendable

(

)

Cuando el príncipe llega a ser proclamado rey, ya en 1741 Quantz pasa a las órdenes directas del nuevo monarca con un salario muy importante para la época y le imparte clases diarias de flauta y composición. Incluso le acompaña en sus campañas militares. Como constructor, crea cerca de 80 flautas para Federico el Grande. Dado que éste solía ofrecerlas como un regalo especial, se conservan todavía la mayoría en museos y colecciones particulares.


Quantz permanece como compositor de la corte y músico de cámara de Federico el resto de su vida, interpretando sus propias composiciones, así como las del rey. Solamente él tenía el privilegio de criticar al rey, en sentido positivo o negativo.

Aquí tenéis un vídeo con el Allegro Assai del Concierto en Sol Mayor, con Johannes Walter a la flauta. Interpretación con criterios históricos.

Su obra comprende más de 200 sonatas, 300 conciertos, para una o dos flautas, música de cámara y algunas arias. Su estilo es lógicamente barroco, influenciado no obstante por el estilo italiano, especialmente de Antonio Vivaldi, aunque sus últimas creaciones dejan entrever ya los albores del clasicismo. Es el primer compositor que llega a darle a la flauta travesera el papel indiscutible de solista. La mayoría de sus composiciones manuscritas se conservan en los archivos de Federico II, siendo muchas aún desconocidas para el gran público.

La relación exhaustiva de obras de Quantz la podéis encontrar en este enlace, aquí.

Podéis obtener partituras de Quantz en el WIMA y sobre todo en el IMSLP.

También publica varios tratados sobre interpretación de la flauta en el final del Barroco, y en particular su Biblia sobre el instrumento Versuch einer anweisung die floete traversiere zu spielen mit verschiedenen zur befoerderung des guten gesmacks in der pracktischen musik dienltchen anmerkungen begleitet und mitten exempeln erlautert (Berlín, 1752), referencia fundamental para conocer la interpretación musical (y no sólo la flautística) de mediados del siglo XVIII. En 1780 y 1785 se sacan las segunda y tercera ediciones. El libro compite en popularidad con el de su contemporáneo CPE Bach y su tratado de los teclados. El libro de Quantz aún se comercializa en nuestros días.


La obra está enfocada a su flauta de dos llaves, pero consciente de que la mayoría de los intérpretes no disponían de dicha flauta que separaba por manos las notas alteradas, entra en pocos detalles sobre la técnica de uso.


Es la primera obra en mencionar la técnica del doble picado.

En esta página del Conservatorio Superior de Murcia tenéis un mapa útil en superlativo del tratado, aquí.

De la versión francesa del tratado tenéis la traducción por Joan Vives de todo un capítulo, el Capítulo XVI, " De lo que un flautista debe observar en la música pública", aquí. Realmente interesante.

Como curiosidad o para los que dominéis el alemán antiguo (incluida su letra de imprenta) os podéis bajar un faccismil de la edición original de 1752 a través de los archivos de dominio público de Internet Archive, aquí. Como en casi todas las obras de IA lo podéis bajar o consultar en varios formatos.


En 1755 aparece la autobiografía de nuestro protagonista en el libro de Wilhelm Marpurg Historisch- kritische Beyträge zur Aufnahme der Musik.


En 1762 publica un trabajo sobre la “Storia Della Musica” del Padre Martini

Tras 32 años en la corte Prusiana, Quantz muere en Potsdam el 13 de Julio de 1773 a los setenta y seis años. Es enterrado enfrente de la Nauener Tor (puerta de Nauen) en una tumba especialmente construida para él por encargo del rey.


Para acabar, una página web dedicada en exclusiva al genial y polifacético Quantz, ésta.(Inglés y alemán)

Saludos cordiales,

L'amour est un oiseau rebelle...

Las salas cinematográficas son espacios que periódicamente deben reinventarse para mantener su clientela. Desde las mega-salas de antaño a las multi-salas actuales, desde los vendedores de chucherías que paseaban por la platea del cine hasta las sofisticadas tiendas comunes en las multi-salas actuales.

Por otra parte, la ópera tal como se concibe hoy, es cada vez más un espectáculo que puede exportarse de las propias "catedrales" en las que se representa y convertirse en un auténtico espectáculo multimedia.

Vivimos en una época en la que nos anteponen el nombre del director de escena al de los propios cantantes o directores musicales.

La vuelta de tuerca de todo ello, y lo que hace especialmente interesante la propuesta, es la posibilidad de compartir el estreno de la ópera en la Scala, el Liceo o... a través de la pantalla cinematográfica y con una acústica que prácticamente supera la de algunas localidades de la propia sala.


Podéis experimentarlo en tres óperas que ofrece kinépolis: Carmen, Il Trovatore e I Puritani. Bizet, Verdi y Bellini (con Juan Diego Florez) en la pantalla cinematográfica. Tres óperas de iniciación que están al alcance de cualquiera.

Y hablando de cine, aquí tenéis la famosa habanera versión cinematográfica. Primero la letra , después el vídeo

L'amour est un oiseau rebelle
que nul ne peut apprivoiser,
et c'est bien en vain qu'on l'appelle,
s'il lui convient de refuser.
Rien n'y fait, menace ou prière,
l'un parle bien, l'autre se tait:
Et c'est l'autre que je préfère,
Il n'a rien dit mais il me plaît.
L'amour ! l'amour ! l'amour ! l'amour !
L'amour est enfant de bohème,
il n'a jamais, jamais connu de loi;
si tu ne m'aimes pas, je t'aime:
si je t'aime, prends garde à toi !
L'oiseau que tu croyais surprendre
battit de l'aile et s'envola ...
l'amour est loin, tu peux l'attendre;
tu ne l'attends plus, il est là!
Tout autour de toi, vite, vite,
il vient, s'en va, puis il revient ...
tu crois le tenir, il t'évite,
tu crois l'éviter, il te tient.
L'amour! l'amour!, lamour, l'amour!
El amor es un pájaro rebelde
que nadie puede dominar,
y se le llama bien en vano,
si él prefiere rechazar.
Nada ayuda, amenaza u oración,
uno habla, otro se calla:
Y es al otro al que prefiero,
no ha dicho nada pero me gusta.
¡El amor! ¡el amor! ¡el amor! ¡el amor!
El amor es niño de bohemia,
jamás, jamás ha conocido ley;
si no me amas, yo te amo:
si te amo, ¡tú ten cuidado!.
El ave a la que crees sorprender
bate el ala y vuela ...
el amor está lejos, puedes esperar;
¡ya no lo esperas y ahí está!!
Alrededor de ti, rápido, rápido,
vino, se va, vuelve a venir ...
crees tenerlo, te evita,
crees evitarlo, te tiene.
¡El amor! ¡el amor! ¡el amor! ¡el amor!


Dejaos tentar. Saludos,