Calendario

viernes, 19 de febrero de 2010

Borikén

La palabra Caribe parece que trae reminiscencias de aromas, clima, músicas, etc. muy especiales.
De hecho es uno de los grandes referentes en el imaginario de los paraísos de nuestra cultura.
A mi desde luego me ha fascinado durante mucho tiempo todo lo que venía de esa parte del planeta. Al hacer las entradas sobre Carpentier estos días pasados ha estado rebuscando entre mis notas y archivos para recuperar algo de música caribeña que no fuera excesivamente manido o comercial.
Y he rescatado de la memoria del ordenador a un compositor puertorriqueño, Enrique Cordero, cuyo instrumento principal es la guitarra (como no) pero que tiene un interesante concierto para piccolo y flauta travesera, que respira Caribe por cada compás.
El nombre es el que da título a esta entrada y se corresponde al nombre vernáculo de la isla.
El concierto tiene tres movimientos, pero yo sólo pùedo poner dos porque, como dice el propio autor, el tercero falló por motivos técnicos ( que me va a contar a mi de eso...).
Dos movimientos que son muestra suficiente del color compositivo de Cordero.

Cordero nació en 1946 y, como os decía, la guitarra es el leit-motiv que aglutina la mayoría de sus obras. En el título está el enlace a la página web del compositor, donde podréis completar información.
La flautista encargada de poner voz a la composición es Ana María Hernández, la solista de piccolo de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico, que la acompaña.

Los vídeos de los dos primeros movimientos del concierto son estos:




Saludos,




No hay comentarios: