Calendario

jueves, 16 de septiembre de 2010

Alvaro Cunqueiro e na Frauta (y II)

Preseguimos con poemas de Cunqueiro en los que se cita la flauta. El primero os lo pongo traducido porque no he tenido tiempo de encontrar el original y el segundo en galego y castellano pero sólo el fragmento inicial.

Poema traducido de uno de sus libros más primerizos
Poemas do Si e Non (1933).

Poema 5

En medio de su pecho los veleros habían armado una red tímida

que tenía una voz llena de lámparas y eclipses

y un párpado tejido por los vientos.

Ella seguía siendo universal y nítida.

Una garganta llena de distancias

era la flauta que encantaba los ecos olvidados en el fondo de las

corrientes marinas,

penetradas de cauces desde las islas negras de sus ojos.

Ella estaba lejos de todo. Todo estaba al lado suyo.

(Traducido por Vicente Araguas)

De Herba aquí ou acolá (1979) el fragmento inicial de Canto de Ulises

Canto de Ulises

Pende en que pende Penélope pensativa

perdo novelo nove novamente canto.

Este rostro que ás augas envexando

como sorrí tecendo cando o vento:

ás augas como sorrí envexa que tecendo

ese rosto en que pende que amañeza.

Cando o vento o novelo novelovento leva,

os longos dedos que nasceron frautas

na boca de Ulises, cando namorado.

Digo que os longos dedos non resisten,

os pós do vento que nas oliveiras,

os longos dedos que solprendidos dicen

novelovento, novelo nove pido,

o meu corazón tecendo mar e soño

baixo esa ponte de ignorados ríos

[…]

y en traducción de César Antonio Molina

Ese rostro que a las aguas envidiando

cómo sonríe tejiendo cuando el viento:

a las aguas cómo sonríe envidia que tejiendo

ese rostro en que pende que amanezca.

Cuando el viento el ovillo ovilloviento lleva,

-los largos dedos que nacieron flautas

en la boca de Ulises, cuando estaba enamorado.

Digo que los largos dedos no resisten

el polvo del viento que en los olivares,

los largos dedos que sorprendidos dicen

ovillo viento, ovillo nueve pido,

mi corazón tejiendo mar y sueño

bajo ese puente de ríos ignorados

[...]


Saludos,


No hay comentarios: