Calendario

viernes, 17 de septiembre de 2010

Joan Casamitjana i Alsina

El personaje que traigo hoy pertenece plenamente al siglo XIX y es recordado básicamente por su aportación a la creación del movimiento sinfónico en Cataluña y por sus trabajos con música del folklore cubano, especialmente con el Cocuyé. Pero lo que se suele obviar o sencillamente se desconoce, es que el instrumento principal de nuestro protagonista era la flauta y con ella obtuvo éxitos desde niño .

En Barcelona, entre la calle Llull y Ramón Turró hay un pequeño pasaje que lleva su nombre. Supongo al menos que se trata de nuestro protagonista, porque lo que es información sobre él, no he encontrado mucha. Por ejemplo, no he sido capaz de encontrar una sola imagen de Casamitjana escaneada. Si estuviera en Barcelona revolvería papeles, pero como no lo estoy dejo pendiente el tema de la imagen para cuando la consiga.

Nuestro protagonista es


Joan Casamitjana i Alsina.

Joan Casamitjana i Alsina nace en Barcelona un 10 de julio de 1805.

Por los temas políticos de esa convulsa época, su familia se traslada a Maó, donde inicia los estudios de solfeo y más tarde de flautín con el profesor Joan Munné .

A los nueve años debuta con éxito en un concierto en el que se celebraba el retorno a España del Borbón Fernando VII, tan nefasto por otra parte para nuestra historia.

La familia regresa a Barcelona y nuestro protagonista ingresa como músico aprendiz en el regimiento de Artillería.

Con dieciséis años empieza a estudiar contrapunto con el Maestro Andreví.

Es aconsejado por un guitarrista recién llegado de París para que visite la capital francesa, como uno de los más importantes centros culturales europeos, donde seguro podría perfeccionar su técnica con la flauta.

Con la cabeza llena de pájaros, Casamitjana se escapa de casa y marcha a Montpellier, donde residía el Marqués de Foncauld, al frente del Tercer Regimiento de Ingenieros. Al ver las aptitudes del joven Casamitjana decide acogerle e integrarle en el Regimiento, tratándole como si fuera su propio hijo.

Mediando 1825 se traslada por fin a París, donde es contratado en el Cuarto Regimiento de la Guardia Real; y pasando con posterioridad al tercero como Segundo Músico Mayor.

Amplía su formación es esa época con Melcheor, partidario del sistema de Catel, y más tarde con Münchs, ardiente defensor del método de Reicha.

Es en esta época cuando sus composiciones empiezan a ser apreciadas por su imaginación melódica, la correcta armonía y su forma de modular.

Los sucesos de Julio en París en 1830 (la Revolución de Julio), le llevan a regresar a España con su familia a finales de ese año.

Permanece un año en Barcelona, ejerciendo como flautista. Incluso se le llega a proponer su incorporación como flauta principal del Teatre de la Santa Creu (el primer teatro de ópera de Barcelona). Puesto que rechaza.

En Enero de 1832 se embarca, como tantos, hacia tierras cubanas y, en Santiago es contratado como Músico Mayor del Regimiento de Catalunya, desempeñando dicho puesto hasta 1857, que abandona la carrera militar. Sigue residiendo en Santiago hasta 1866, en la escuela de música de su propia creación, hasta que en 1866 retorna a la Ciudad Condal.

En Cuba compone y arregla multitud de obras para banda militar, algunas de ellas publicadas en Eco de Marte, que pretendía normalizar un repertorio para banda militar. Muy interesante es su obra de 1836 basada en la transcripción de los cantos del Cocoyé que había oído por las calles santiagueñas.

Extracto de Solo de Música cubana de Olga Fernández (Libri Mundi)

Dicen los expertos que en algunas de sus obras se aprecia la influencia del folklore del este cubano. Dejó escuela en forma de alumnos como Laureano Fuentes Matons o Rafael Salcedo.

En Barcelona funda el mismo año de su retorno la Societat de Concerts Clàssics, que lleva su nombre y a través de los cuales introduce en al sociedad catalana una buena parte de repertorio desconocido hasta entonces. Es heredera directa de la desaparecida Societat Filharmònica (1844-57) .

Como muestra de la música que dio a conocer ésta es una relación de los compositores que se escucharon en sus conciertos en la segunda temporada de la orquesta, entre Marzo y Junio:

Beethoven (x2), Buxó (x2), Casamitjana (x5), Chélard (x1), Gounod (x3), Gungl (x2), Haydn (x1), Hérold (x1), Kalliwoda ( x1), Ketterer (x1), Listz (x1), Maillard, (x1), Mercadante (x1), Meyerbeer (x4), Mozart (x3), Nicolai (x1), Obiols (x1), Thalberg (x1), Thomas (x1) y Weber (x5).

Estos conciertos se realizan con una orquesta creada para ello formada por 80 músicos.

En un certamen que promueve L’Ateneu Català consigue un premio de 4.000 reales por su Sinfonía a Cuatro Tiempos.

Es apreciado su estilo de dirección meticuloso y sobrio. Uno de los lugares que dirigía habitualmente era el director del Liceu.

Preside en 1872, diez años antes de su muerte la primera junta de la Societat Santa Cecília, por iniciativa de La España Musical.

Autor bastante prolijo, muchas de sus obras no ven la luz en su momento.

La Sociedad de Conciertos de Madrid (creada el mismo año que la Societat de Concerts) es uno de los grupos que más estrenos de su obra efectuó como el Andante Religioso (30-04-1871), Marcha Rusa (25-7-1871), Obertura Violeta (7-4-1872) o el Andantino y Saltarello (19-3-1876).

Residiendo temporalmente en Valencia con su hijo, enferma y muere en 1881, dejando inacabada una ópera basada en un libreto propio llamado La Judía.

En la Biblioteca de Catalunya podéis consultar dos de sus obras, La Ausencia Romanza (muy cerana a su muerte) y La Luna de Miel (Capricho schotisch para piano, 1870?) y para los que os guste hurgar en los papeles, en el fons Pedrell de la misma Biblioteca hay cinco cartas del flautista a Felip Pedrell.

Saludos,

No hay comentarios: