Calendario

domingo, 3 de octubre de 2010

El novio y el concierto

Dentro del apartado literario hoy traemos un fragmento de un libreto de zarzuela en un solo acto de Manuel Bretón de los Herreros (1796-1873) Wikipedia,aquí, musicado por el italiano Basilio Basili (1803-1895).  El novio y el concierto se estrenó en el madrileño Teatro de la Cruz en 1839.
En la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes tenéis el texto completo, aquí.
Por lo que se refiere a la flauta es mentada de pasada y en tono jocoso en la escena VI entre tres de sus protagonistas Remigia, Don Luis y Don Lupercio

....


Escena VI




REMIGIA
(DON LUIS.)

¿Usté es también filarmónico?

¿Dilettante?... Esto es...
DON LUIS
                                         Entiendo.
REMIGIA
¿Apasionado a la música?
DON LUIS
No puede dejar de serlo

quien tiene un alma sensible,

y lo es la mía en extremo.
REMIGIA
Usted cantará... ¿En qué cuerda?
DON LUIS
(¿Si querrá darme tormento?)

En ninguna, señorita.

No tengo voz para eso.
REMIGIA
Es lástima. Pero usted

tocará algún instrumento...
DON LUIS
Tuve afición a la flauta

cuando estaba en el colegio,

pero la dejé muy pronto

por no afectarme del pecho.
REMIGIA
¡Cómo ha de ser! Pero basta

que sea usted a lo menos

un buen orecchiante. Así

habrá compás y concierto

en nuestro enlace, y unísonas

nuestras voluntades, creo

que sujetos a una clave

no nos desafinaremos.
DON LUIS
¿Qué puedo yo responder,

señorita? Soy muy lego,

y hasta que vaya instruyéndome



en ese lindo dialecto...
REMIGIA
¡Oh! Con el tiempo...
DON LUIS
                                    (Más fácil

sería aprender el griego.)
DON LUPERCIO
Sí, que el amor vocaliza

principiando por arpegios,

y si hay buena tessitura

o la frase, y se entra a tiempo,

se pasa en una volata,

con auxilio del maestro,

desde un adagio maestoso

a un sfogato crescendo.
REMIGIA
¡Qué escucho! ¡Grata sorpresa!

Quien debuta en esos términos

sin duda es facultativo...
DON LUPERCIO
No, carina, nada de eso:

aficionado.
DON LUIS
                    No tal;

que es musicón estupendo,
DON LUPERCIO
Debolezze!
REMIGIA
                   Ya es inútil

que se haga usted el modesto,

que hasta el parlante descubre

la escuela y el portamento.
DON LUIS
(¡Lleve el diablo esa manía

y esos dicharachos técnicos!...

¡Pero es tan guapa!...)
REMIGIA
                                     ¿Tenor

bajete?
DON LUPERCIO
               Soy un mero...

Partichino buffo.
REMIGIA
                             Vamos,

no se eche usted por el suelo.

¿Quiero usted cantar un aria?...
DON LUPERCIO
Si usted no me da el ejemplo,

no me atreveré... Non oso...
DON LUIS
¡Ah, sí! Tengo tal deseo

de oír a usted...
REMIGIA
                           Por ahora

no es posible. Me reservo

para después, que la voz

si no hay sobriedad y método...
DON LUIS
Vamos, sea usted amable.
REMIGIA
Aquí se pierden los ecos;

sin auditorio, sin... Vamos,

otra vez será. No puedo.
DON LUIS
Ea, no se canse usted.

Ya que son vanos mis ruegos...

(¡Dengosa también!)
REMIGIA
                                  No obstante,

cantaré el romance nuevo...
DON LUPERCIO
¡Bravo! Mil gracias.
DON LUIS
                                  (Ahora

que ha cesado nuestro empeño,

quiere ella cantar.)
DON LUPERCIO
                               Oigamos.
DON LUIS
Tanta fineza...
DON LUPERCIO
                          ¡Silencio!
REMIGIA
(Canta. DON LUIS la oye embelesado.)

   «¡Com'è bello! ¡Quale incanto 

in quel volto onesto e altèro!

No; giamai leggiadro tanto

non sel pinse il mio pensiero.

L'alma mia di gioja è piena

or che al fin lo può mirar.

Mi reisparmia, oh ciel, la pena

ch'ei mi debba un di sprezzar.

   Mentre geme il cor sommesso,

mentre piange a te d'appresso,

dormi e sogna, oh dolce oggetto

sol di gioja e di diletto,

ed un angiol tutelare

non ti desti che al piacer.

Triste notti e veglie amare

debbo sola sostener.»
DON LUIS
¡Ah! ¡No cabe más!
DON LUPERCIO
                                  ¡Bravísima!
DON LUIS
¡Divina!
REMIGIA
               Mucho celebro

haber agradado a ustedes.
DON LUIS
(¿Quién no olvida sus defectos

después de oírla cantar!)

¡Ah Remigia! El universo

me va a envidiar tanta gloria.

¿Posible es que yo merezco

esta mano?

 ¡Ah! yo estoy loco.

Perdone usted si la beso

enajenado de amor.

¿Cuándo llegará el momento...?
REMIGIA
Yo seré la más dichosa.
DON LUPERCIO
(Llamándole aparte.)

Deja ahora esos extremos

y ve a cobrar esa letra,

porque un novio sin dinero...
DON LUIS
Sí. Deme usted su permiso...
REMIGIA
¿Se va usted?
DON LUIS
  Vuelvo al momento.

....


Saludos,

No hay comentarios: